26/07 - 31/07/2016

Noticias

Atrás

Silencio y reflexión en Auschwitz

2016-07-29



El Papa Francisco visitó los campos de concentración nazi Auschwitz I y Auschwitz II - Birkenau. Durante su visita tuvo periodos de reflexión y oración en silencio.

Hoy, aproximadamente a las 9:15 am el Sumo Pontífice llegó al campo de concentración Auschwitz I. Entró al campo caminando bajo la infame puerta que lee “Arbeit Macht Frei” o “El trabajo te hará libre”. Tras su llegada fue transportado en un vehículo pequeño hasta una silla donde se sentó con la cabeza baja en silencio, contemplación y oración durante más de 15 minutos. 

Tras su periodo de reflexión, el pontífice fue recibido por la primer ministro polaca, Beata Maria Szydło. Posteriormente saludó y bendijo individualmente a 12 sobrevivientes del campo de concentración. El Santo Padre se dirigió después al Bloque 11, y a la Pared de la Muerte, donde dejó una vela para recordar a las miles de personas que fueron asesinadas ahí por los nazis. 

Francisco entró al Bloque 11 y se dirigió a la que fue la celda de San Maximilian Kolbe, un sacerdote franciscano que se ofreció voluntariamente a morir en lugar de un desconocido. En esta celda el Papa rezó nuevamente. Una vez concluida su oración  firmó el libro de vistas de Auschwitz y salió con dirección al campo de exterminio Auschwitz II - Birkenau, donde era esperado por una multitud de personas, entre ellos 25 reconocidos con el título de “Justos entre las Naciones”.

Una vez en Birkenau el Papa caminó por la puerta y fue transportado en el pequeño vehículo hasta el memorial a las víctimas. Ahí tuvo otro momento de reflexión mientras leía las placas que en varios idiomas leen: “Que este lugar sea siempre un grito de desespero y una advertencia para la humanidad, donde los nazis asesinaron alrededor de un millón y medio de hombre, mujeres y niños, en su mayoría judíos de varios países de Europa”.

Frente al monumento mostró sus respetos en silencio mientras el rabino en jefe de Polonia, Michael Schudrich, hizo una oración en hebreo. Posteriormente el Papa Francisco saludó y entregó una medalla a las 25 personas reconocidas con el título de “Justos entre las Naciones”. Durante la Segunda Guerra Mundial todos ellos, de diferentes maneras, pusieron su vida en riesgo al ayudar a personas que eran perseguidas por los nazis. 

Durante la visita el Papa no realizó ningún tipo de discurso o pronunciamiento, pues previamente se indicó que realizaría una visita en silencio.


María José Guevara

Esta página contiene cookies. Al continuar navegando, aceptas su uso.

De acuerdo